YÔGA
YÔGA
ALIMENTACIÓN

NO SÓLO DE FRASES INCREÍBILES VIVE EL SER HUMANO

DIETA DE UN YOGUI SINCERO
PARA DESPERTAR KUNDALINI Y ELEVAR VIBRACIÓN DE CHAKRAS
¿Qué son los Chakras? Centros corporales de recepción y distribución del Prana.
¿Qué es el Prana? La energía vital.
CONCEPTOS BÁSICOS DE ALIMENTACIÓN y AYUNO
Fuente: http://www.yogallimite.com
Jesús Bonilla©
Adaptado y complementado por: TEMPLO VIRTUAL

En el “Bhagavad Gita”, canto XVII del Mahabarata leemos:

Los alimentos gratos a los seres humanos son de tres clases, correspondientes a cada disposición individual. Escucha la diferencia entre ellos:

- Los alimentos puros que acrecientan la vida, la energía, la robustez, la salud y el bienestar; los que son sabrosos, suaves, jugosos, nutritivos y gratos, son favoritos a los seres humanos de cualidad pura (Sattva).

- Los seres humanos dotados de cualidad pasional apetecen los alimentos acres, amargos ácidos, salados, muy cálidos, picantes, áridos, ardientes, los cuales son fecundos en molestias, dolores y enfermedades (Rayas).

- Los alimentos pasados, rancios, desabridos, hediondos y corruptos, los desechos de las comidas y los "manjares" impuros; he aquí lo que prefieren los seres humanos de cualidad tenebrosa (Tamas).

Una dieta correcta. Por OSHO.

Para una dieta correcta, lo primero que hay que recordar es que no debería provocar excitación, no debería intoxicar, no debería ser pesada. Después de comer correctamente no deberías sentir pesadez ni somnolencia...

Un gran médico, el doctor Kenneth Walker, ha dicho en su autobiografía que según la experiencia acumulada a lo largo de su vida, la mitad de lo que la gente come llena sus estómagos y la otra mitad llena los estómagos de los médicos. Si comiesen la mitad de lo que comen normalmente, no enfermarían y no habría necesidad de médicos.

Algunas personas enferman porque no tienen suficiente comida y otras enferman porque tienen demasiada comida. Algunas personas se mueren de hambre y otras de sobrealimentación...

Hay personas cuyas ideas nos provocan una extraña sensación. Hubo un gran emperador llamado Nerón. Tenía dos médicos cuyo trabajo consistía en hacer que vomitara después de cada comida para que pudiera seguir disfrutando de la comida durante quince a veinte veces al día. Comía y después tomaba una medicina que le hacía vomitar para poder volver a disfrutar de la comida. Pero lo que hacemos nosotros no es muy diferente...

La segunda cosa sobre la alimentación es que cuando estás comiendo, tu estado mental es mucho más importante que lo que comes. La comida te afectará de un modo distinto si comes con alegría y felicidad que si comes cuando estás lleno de tristeza y preocupaciones.

Si comes cuando estás en un estado de preocupación, hasta la comida más sana tendrá un efecto venenoso. Y si comes con alegría a veces es posible que ni siquiera un veneno pueda llegar a afectarte totalmente, es muy probable. Por tanto, es muy importante el estado de tu mente cuando estás comiendo...

¿Qué pasa con tu situacion? Vives preocupado las veinticuátro horas del día. Es un milagro que digieras la comida que comes, pero la existencia lo consigue a pesar de ti. Tú no tienes deseos de digerirla. Es un absoluto milagro que se pueda digerir. ¡Y también es un milagro que sigas vivo! Tu mente debería estar en un estado de gracia y de dicha.

Pero en vuestras casas, la mesa del comedor está en el estado más deprimente. La esposa se pasa todo el día esperando a que llegue el marido y todo el dolor emocional que ha ido acumulando en las últimas veinticuatro horas se desata mientras el marido está comiendo. No sabe que está actuando como si fuese un enemigo. No sabe que está sirviendo veneno en el plato de su marido.

El marido también tiene miedo y está preocupado después de un largo día de trabajo, engulle la comida y se marcha. No tiene ni idea de que este acto que ha realizado tan rápido y del que ha huido debería haber sido un acto de devoción. No es algo que haya de hacerse deprisa y corriendo. Se debería hacer igual que se entra en un templo, igual que uno se arrodilla para rezar, igual que alguien se sienta para tocar su Veena, o igual que alguien le canta una canción a su amado. Este acto es incluso más importante: está alimentando su cuerpo. Debería hacerse en un estado de tremenda beatitud; debería ser un acto amoroso y piadoso.

Cuanto más alegre y feliz, y cuanto más relajada y sin preocupaciones esté una persona al comer, más se convertirá su comida en una buena alimentación...

La otra parte de una buena alimentación es, que deberías comer en un estado de paz y alegría. Si no estás en ese estado, es mejor que esperes y no comas nada durante un rato...

A nivel corporal una buena alimentación debería ser sana, no debería estimularte y debería ser no violenta; a nivel psicológico la mente debería estar en un estado de dicha, gracia y felicidad; y a nivel del alma debería haber un sentimiento de gratitud, de agradecimiento. Estas tres cosas convierten a la comida en la alimentación correcta.

Deberías sentir: «Estoy agradecido porque hoy tengo comida. He recibido otro día de vida y estoy tremendamente agradecido. Esta mañana me he despertado y sigo vivo; hoy el sol me ha vuelto a dar su luz; hoy podré ver de nuevo la luna; ihoy sigo estando vivo! No era necesario estar vivo, podía haber estado en mi tumba, pero de nuevo he vuelto a recibir vida. No me la merezco; la he recibido a cambio de nada». Aunque sólo fuera por este motivo, en tu corazón debería haber un sentimiento de agradecimiento y gratitud. Estás comiendo, estás bebiendo, estás respirando, deberías sentirte agradecido por todo esto. Deberías estar agradecido a la vida, al mundo entero, a todo el universo, a la naturaleza, a lo divino: «He recibido un día más de vida. Un día más he vuelto a recibir alimentos. Un día más vuelvo a ver el sol y las flores. Hoy sigo estando vivo»...

Este sentimiento, este sentimiento de gratitud debería estar presente en todos los aspectos de la vida y particularmente en los relativos a tu dieta. Únicamente así podrá tu dieta convertirse en una buena alimentación. Osho, El Libro del Hara. El viaje hacia el centro del ser.

Más que lo que entra por nuestra boca, es lo que sale de ella lo que realmente nos enferma” Don Juan Matus.

 

AUN ASÍ, EL YOGUI HONESTO DEBE CONSIDERAR ESTAS INDICACIONES PARA EL DESPERTAR PLENO DE SU CONSCIENCIA:

ES RECOMENDABLE EVITAR ESTOS ALIMENTOS:

Alimentos fritos.
Arroz blanco.
Azúcar blanco.
Bebidas envasadas, efervescentes o no, que contengan cola o no.
Café y té.
Carnes ahumadas.
Carnes de cerdo y todos sus productos.
Carnes rojas de ternera, toro y vaca.
Chocolate.
Conservas.
Crustáceos.
El alcohol.
Embutidos y charcutería.
Especias picantes.
Grasas animales.
Helados procesados.
Huevos no fértiles.
Leche condensada, evaporada o en polvo.
Leche de vaca y productos lácteos.
Mariscos.
Pan blanco.
Pastas y harinas refinadas.
Pescados azules.
Pescados blancos.
Sacarina.
Sal.
Sazonadores artificiales.
Vinagre de uva.

Paracelso decia:
La carne come la carne; la rica mesa hace pobre la vida.
La dieta mata al médico. Sería vana ilusión y espejismo creer que una medicación, sea la que sea, va a compensar las transgresiones o abusos dietéticos que van contra la Ley Natural ; los errores no se enmiendan con medicamentos, sino que hay que corregirlos.

MÉTODOS Y REGÍMENES DIETÉTICOS

Existen varios métodos dietéticos o escuelas de nutrición y cada una representa un sistema radicalmente diferente a las demás, lo que nos lleva a crear fanáticos e ideomalnutridos. Veamos las diferencias entre estas distintas escuelas y veremos dónde está la verdad entre los sistemas dietéticos contradictorios.

a) Entre la macrobiótica que preconiza una alimentación a base de cereales y los partidarios de la alimentación específica y natural que excluye al máximo los cereales.

b) Entre los frugívoros que aconsejan una alimentación a base de frutas y los practicantes de la macrobiótica que las excluyen casi totalmente.

c) Ente los vegetarianos (vegetarianos estrictos) que suprimen no sólo la carne sino también queso y los huevos y los vegetarianos que suprimen sólo las carnes y conservan pequeñas cantidades de queso y huevos.

d) Entre los crudivoristas que excluyen todo lo que se come cocido (pan, pastas, arroz, patatas) y aceptan sólo lo que se puede comer crudo (carne, pescado, huevos, queso, oleaginosos, verduras y frutas) y las demás tendencias vegetarianas, vegetalianas, partidarias de incluir en su alimentación algunos alimentos cocidos.

e) Entre los cartonianos que preconizan en una misma comida una alimentación natural, pero muy variada y los sheltonianos que, en una misma comida, preconizan una alimentación natural pero disociada.

Entre tantas teorías, hay lugar para perderse y la mayoría nos perdemos. Así pues, tratemos de hacer un poco de luz en todo este embrollo.

PUNTOS COMUNES

Si se observan todos los métodos, se puede apreciar que, a pesar de las divergencias profundas, se desprenden puntos comunes admitidos por todos, a saber:

LA NO-DESNATURALIZACIÓN DEL ALIMENTO

Es preciso no sustraer nada al alimento, pues se le desequilibra y no sólo los elementos sustraídos se echan en falta (vitaminas, oligo-elementos, minerales, celulosa, etc.), sino que los elementos restantes se hacen más difíciles de digerir y de asimilar.

Además, no hay que añadir nada a los alimentos, pues los aditivos químicos, sintéticos, no pueden ser metabolizados correctamente, puesto que no hay ninguna cadena metabólica prevista en el organismo para los aditivos sintéticos. El organismo se ve entonces obligado a crear circuitos parametabólicos que producen desgastes y desorganizaciones celulares.

LA MESURA ALIMENTARIA

Todos los jefes de escuela admiten que la reducción cuantitativa es esencial en la prevención de enfermedades digestivas, articulares, cardio-vasculares, en una palabra, en la prevención de enfermedades crónicas. Todos admiten también que la reducción alimentaria es el factor esencial para una gran longevidad activa.

EL EQUILIBRIO ALIMENTARIO

Todos lo estiman indispensable, pues ningún alimento aporta absolutamente todo lo que es necesario para la vida y la vitalidad, por lo que preconizan una alimentación variada.

Aquí tenemos pues las grandes claves admitidas por todos: alimentación natural, mesurada y equilibrada. Fuera de estas nociones fundamentales, todos los sistemas supresitos o exclusivos son perjudiciales. Veamos en pocas frases sus peligros.

PUNTOS DE DIVERGENCIA

EL EXCESO DE VERDURAS

El exceso de verduras (crudivorismo, vegetarismo, sheltonismo) produce enterocolitis y diarreas, debidas a la irritación de las mucosas por el “exceso celulósico”. Además, esta demasía celulósica puede ocasionar el adelgazamiento, al acelerar el tránsito y al retener en su trama sustancias nutritivas.

Señalamos asimismo que en los casos de adelgazamiento con friolerismo, las verduras crudas no deben ser ingeridas al comienzo de las comidas, pues pueden provocar una contracción de las vías digestivas altas y un efecto inhibidor de las secreciones.

LA INSUFICIENCIA DE VERDURAS

La insuficiencia de verduras, por el contrario, produce el estreñimiento por carencia celulósica. Esta escasez en verduras (sobre todo crudas) es también responsable de ciertas carencias de vitaminas, minerales, oligo-elementos.

EL EXCESO DE FRUTAS

El exceso de frutas (crudivorismo, frutarismo, especifismo, sheltonismo) produce en el normal-vital y sobre todo en el sub-vital el friolerismo, la fatigabilidad, la desmineralización, la desvitalización.

LA INSUFICIENCIA DE FRUTAS

La insuficiencia de frutas (alimentación macrobiótica, cerealista) produce, sobre todo en el hemogliásico, el linfogliáisco, el obeso, el congestivo, un aumento de la viscosidad humoral, la fragilidad vascular, arterial, venosa y capilar, pues los frutos, por sus ácidos cítricos, málico, tartárico, sórbico, etc., son fluidificantes humorales y por sus vitaminas P y C protectores de los vasos.

EL EXCESO DE CEREALES

El exceso de cereales, macrobióticos (sobre todo), vegetalismo (a menudo), vegetarismo (a veces), conduce a la hiperviscosidad humoral (linfo y hemogliasis), a las fatigas digestivas, a las dermatosis y a los catarros.

LA INSUFICIENCIA DE CEREALES

La insuficiencia de cereales (alimentación crudivorista, frutarismo, especifismo) conduce al adelgazamiento y a la desvitalización por insuficiencia energética y por no-asimilación de las proteínas.

EL EXCESO DE HUEVOS Y DE QUESO

El exceso de huevos y de queso (sobrealimentación) produce un aumento de los lípidos, del colesterol, de los tri-glicéridos en la sangre, el ateroma y contribuye a la deficiencia hepatorenal y a las enfermedades articulares.

LA INSUFICIENCIA DE HUEVOS Y DE QUESO

La insuficiencia de huevos y de queso (vegetalismo, macrobiótica, frutarismo, vegetarismo mal equilibrado) produce la hipotonía general, la fragilidad ósea, las tendencias a la anemia, el friolerismo, la fatigabilidad, las dificultades sexuales y una irritabilidad del sistema cerebral, debida a las carencias, tomada equivocadamente por lucidez de espíritu.

El ser humano come su salud o su enfermedad. Cómase lo necesario; no lo que sobra. La sencillez en el régimen hace menos costosa la vida; impide la enfermedad; fomenta la salud; mantiene clara la mente; y nos hace más aptos para el trabajo. Se debe comer con calma, con atención y silencio.

EL EXCESO DE CARNE

El exceso de carne (alimentación habitual) produce, sobre todo si se trata de carnes grasas, ateromas, agotamiento hepático; si se trata de un exceso de carnes no grasas, sobrevendrá la fatiga hepato-renal acompañada a veces de hipertensión. El exceso de carne produce también artrosis.

LA AUSENCIA DE CARNE

La ausencia de carne (vegetalismo, vegetarismo) no parece provocar perturbación alguna si la alimentación está suficientemente provista de huevos y queso. Sin embargo, existen casos rarísimos en los que a pesar de los huevos y el queso en cantidad suficiente, el crecimiento de un niño se estanca y en los que el aporte de un poco de carne permite un crecimiento normal, pero, repito, estos casos son excepciones. Excepciones que es preciso conocer, pues un niño no debe ser jamás víctima de una “línea dietética”.

Las necesidades del organismo (nutritivas) son fijas para cada especie y cada momento de la vida. No por comer mucho o con más frecuencia se nutre uno mejor, si no ajustando lo más exactamente posible la ración nutritiva a las exigencias y necesidades del organismo según la edad, el temperamento, la constitución, sexo, clima y la clase de trabajo que se efectúe.

En el caso del ser humano de más de sesenta años de edad que ha comido carne durante toda su vida, la supresión debe ser prudente, pues existen casos en los que estos organismos no alcanzan a utilizar las proteínas de los vegetales y de los subproductos animales (huevos, queso) y se asiste a un debilitamiento importante, debilitamiento que no hay que confundir con una crisis de desintoxicación, interpretación desgraciadamente bastante extendida en los medios naturalistas.

Debe comerse lo necesario, sin demasía, porque la primera condición para una nutrición fisiológica es la sobriedad. Todo exceso alimentario, recarga el organismo, entorpece su funcionamiento y resulta fatal para la salud. Debemos levantarnos de la mesa con un poco de hambre.

COMPARACIÓN ENTRE EL ANIMAL CARNÍVORO Y EL SER HUMANO
CARNÍVOROS
SER HUMANO Y ANTROPOIDES FRUGÍVOROS
1º No mastican. Desgarran y tragan. No mueven la mandíbula inferior lateralmente.

1º Mastican antes de tragar. Tienen movimiento lateral en la mandíbula inferior.

2º Dientes cortantes, caninos fuertes y desarrollados para desgarrar y molares para romper. Su dentadura no es válida para masticar.

2º Dientes cortantes para morder la fruta, caninos algo desarrollados para cascar frutos duros y molares para moler los alimentos.

3º Tienen garras para atrapar, sujetar y matar a su presa.

3º Sus uñas son planas para proteger los dedos. Son manos para crear.

4º No pueden hacer rotaciones. No tienen el tendón de aquiles que permite al ser humano mantenerse de pie.

4º Hacen rotación de los brazos. Tienen un arco pronunciado en el pie.

5º Jugo gástrico de 10 a 15 veces más cantidad y potencia digestiva, por ser su digestión prácticamente estomacal.

5º Menor cantidad de ácido, ya que su alimentación comienza en la boca con la ensalivación, culminando en los intestinos sin casi digestión estomacal.

6º Tienen las mamas en el vientre. Se echan al suelo para amamantar a sus crías.

6º Tienen los senos en el pecho. Amamantan a sus crías tomándolas en sus brazos.

7º Su jugo pancreático es 10 o 12 veces más abundante y afluye al intestino por dos conductos. Gracias a éste no se intoxican por la metabolización de las grasas.

7º Precisan de menos jugo pancreático para metabolizar féculas y grasas que no intoxican como la carne.

8º Su tubo digestivo es 4 o 5 veces el largo de su cuerpo. Sus intestinos son más cortos para expulsar los residuos antes de descomponerse y evitando la intoxicación. Para ello, segregan gran cantidad de saliva, jugo gástrico y jugo pancreático.

8º Su tubo digestivo es 8 a 10 veces el largo de su cuerpo. Sus intestinos son más largos para asimilar mejor los hidratos de carbono, que se digieren principalmente en ellos. Si el ser humano toma carne, al no segregar los jugos necesarios, intoxica su organismo.

Esto muestra que el sistema digestivo de cada especie está adaptado para el tipo de alimentación que, por Ley, le corresponde y que, trasgredirla, genera enfermedad y envejecimiento prematuro.

Y la carne..., es acaso sólo una cosa?

El camino yóguico es la disciplina del desarrollo de tu máxima potencia para que te conviertas en lo mejor de ti mismo, es el sistema más completo y con más años de casos exitosos de generación de seres que han tenido una bella vida gracias a esta forma de vida. El Yoga produce inevitables percepciones mejoradas del entorno y desarrollos específicos de estados de consciencia más sutiles, refinados, exquisitos y delicados que cambian completamente la relación del Yogui aprendiz con el encuentro momento a momento de su realidad. Estos nuevos estados, en forma irremediable "producen" una vibración interior de amor verdadero y de compasión absoluta. La generación de estos procesos son los que validan el crecimiento real de un yogui.

Una de las formas en que estos estados sutiles actuan en el Yogui disciplinado es produciendo un comprender integrado, profundo y de visión plena de que la carne no es una cosa. Esta comprensión VE que estos seres son vivos como tu y en cierto sentido tan sensibles como tu. No sólo eso, también este despertar te hace ver el hecho de cómo han sufrido estos bellos seres para llegar a tu plato.

Un yogui honesto, buscador de dharma, jamás sería parte de esta generación de sufrimiento cósmico, pues sabe, que ya hay mucho dolor innecesario en el mundo, como para ser el un generador más y seguir aportando tristeza en esa dirección con algo tan bajo y simple (primer charka) como su comportamiento alimenticio.

Además, en lo que se refiere al desarrollo de VISIÓN VERDADERA fruto del trabajo yóguico, el yogui llega a entender tambien que al invertir su dinero en la industria de la carne, está financiando desde su bolsillo esta masacre, generando un gran dolor a la madre tierra, pues esta industria, para existir debe hacer dos cosas terribles; Una, generar mataderos que contaminan definitivamente todo kilometros a la redonda de sus fábricas, aguas, etc, pues no es la tierra capaz de absorber la cantidad de desechos orgánicos que generan estas instalaciones.

Por otro lado, las hectáreas designadas para criar animales, generalmente son tierras que han sido arrasadas en su biodiversidad natural, matando fauna y flora prístinas para generar zonas de pastoreo para los animales de consumo humano. Para colmo, esas mismas hectárias, si fueran destinadas a la generación de alimento humano vegetal, producirían mucho más alimento en relación a lo que en proporción alimento/carne produce una misma área.

Es demasiado lujo, generación de sufrimiento, oscuridad y karma para sólo satisfacer un estado oral en el cual se encuentra estancada la consciencia humana.

EL EXCESO DE VARIEDAD EN UNA MISMA COMIDA

El exceso de variedad en una misma comida (cartonismo), alimentación de “Señor Todo-el-Mundo”. En este caso, el equilibrio alimentario es bueno, la asimilación se efectúa muy bien, pero los mecanismos digestivos son puestos a ruda prueba y sobrevienen fermentaciones y putrefacciones excesivas.

Sin embargo, si la alimentación muy variada es también mesurada, la asimilación será excelente y la digestión poco perturbada. No olvidemos que cuanto más se asocia mejor se asimila, pero peor se digiere.

La salud no es asunto de medicamentos, sino cuestión de higiene alimenticia; el medicamento conduce a desplazar y a transformar el mal. La dieta adecuada regenera el organismo y restablece la verdadera salud. El régimen alimenticio es la causa predominante de la salud y el resorte principal común a toda curación. El error alimenticio es la base de todas las enfermedades. Urge y es completamente imprescindible una reforma en nuestro modo de alimentarnos par que podamos salir del estado de enfermos y prevenir las enfermedades.

LA INSUFICIENCIA DE VARIEDAD EN UNA MISMA COMIDA

Con la insuficiencia de variedad en una misma comida (sheltonismo, alimentación disociada), la digestión se hace, en general, excelente y existe disminución de las fermentaciones responsables del atascamiento humoro-celular por intoxicación.

Pero la asimilación celular se hace defectuosa, lo que produce fatiga, hipotensión, tendencias anémicas, adelgazamiento importante, desvitalización profunda, impotencia completa o relativa, depresión física y psíquica. No olvidemos que cuanto más se disocia, mejor se digiere, pero menos se asimila.

RESUMEN DE LOS PUNTOS ANTERIORES

Ésta es la verdad: no existe un sistema exacto. Sólo las tres grandes claves son justas: no-desnaturalización, mesura y equilibrio.

¿Entonces qué hacer para desintoxicarse bien? Sencillamente no suprimir ninguna categoría de alimentos, sino reducir cuantitativamente todas ellas. Como en la religión, donde sólo la palabra Amor consigue la unanimidad y es la verdad, en dietética, sólo las nociones de no-desnaturalización (alimentación natural), de mesura (alimentación mesurada), de equilibrio alimentario (alimentación equilibrada) consiguen la unanimidad y son las tres grandes verdades dietéticas.

Muchos enferman por ser complacientes por su apetito. No se debe comer nunca sin tener hambre, la sobriedad es una de las condiciones esenciales de buena salud. “Toda enfermedad es el resultado de un error de conducta”.

COMBINACIONES CORRECTAS

La correcta combinación alimenticia asegura una perfecta nutrición como resultado de una mejor digestión, crea sangre pura, suministra protección contra el envenamiento, previene o hace desaparecer muchos estados patológicos, estreñimiento, alergias, intoxicaciones, infecciones, etc.

Las compatibilidades son fundamentales dentro de la nutrición racional de cara a la prevención y para mantener una salud en perfectas condiciones.

LAS BUENAS COMBINACIONES ALIMENTICIAS CREAN UNA SANGRE PURA, Y ÉSTO ES EL FUNDAMENTO DE UN ESTADO DE PERFECTA SALUD.

COMBINACIONES ALIMENTICIAS RECOMENDADAS

- Comer proteínas y carbohidratos en comidas separadas.
- Comer sólo una clase de proteínas en una comida.
- Comer proteínas y ácidos en comidas separadas.
- Comer grasas y proteínas en diferentes comidas.
- Comer ácidos y almidones en comidas separadas.
- Comer almidones y azúcares en comidas separadas.
- Comer azúcares y proteínas en comidas separadas.
- Comer los melones y sandías solos.
- Eliminar los postres.
- No comer grasas de ningún tipo con alimentos proteicos.
- Tomar un solo producto almidonado en la misma comida.
- Tomar leche sola o no tomar.

No tomar ningún alimento que haya sido frito; enlatado; envinagrado; preservado; procesado; empaquetado; deshidratado; desmineralizado; desvitalizado; o que contenga colorantes aditivos o sabores artificiales.

Hay que masticar mucho. No debe beberse nada durante las comidas. No debe utilizarse sal de ninguna clase. No debe utilizarse vinagre de ningún tipo. Debemos comer siempre con apetito y a las mismas horas con la mayor sobriedad y moderación. Hemos de alimentarnos según el clima, la estación del año y según la clase de trabajo; según la edad. El pan blanco, los dulces y el azúcar deben ser desterrados de tu cocina amado y amada yogui.

DEBEMOS EVITAR LOS SIGUIENTES ERRORES

El tragar sin masticar y sin ensalivar bien. El comer a todas horas por falsa sensación de apetito. El comer disgustado o con preocupaciones. El comer química y calorías vacías. La irregularidad en las comidas. El exceso de comida y el beber durante las comidas. Las cenas abundantes. El ingerir alimentos muy calientes o muy fríos.

Todas las enfermedades están causadas por materias químicas. Todas las substancias químicas utilizadas por el organismo (con excepción del oxígeno que respiramos; del agua que bebemos y de los pensamientos que generamos) son extraídos de los alimentos. Si tan sólo supiéramos cómo y lo qué comer, todas las enfermedades podrían prevenirse y ser curadas a través de la nutrición adecuada.

¿CÓMO DEBEMOS COCINAR?

Se debe cocinar a fuego mínimo. No es recomendable usar sal, ni azúcar, ni harinas blancas refinadas, ni vinagres, ni especias fuertes. Consumir solamente productos frescos. Tomar las comidas inmediatamente de preparadas. El pan será integral tostado y se tomará en mínimas cantidades.

No debe pensarse que una medicación, sea la que sea, va a compensar las transgresiones o abusos dietéticos que van contra la Ley Natural ; los errores no se enmiendan con drogas o medicamentos, sino que hay que corregirlos. “No hay drogas contra errores”. Los padres tienen la imperiosa obligación de educar los apetitos de sus hijos, y no permitir que hagan uso de alimentos nocivos para la salud.

NUTRIENTES ESENCIALES

Los alimentos contienen los siguientes nutrientes esenciales.

A) Las proteínas, prótidos o albúmina.
B) Las grasas.
C) Los azúcares y féculas.
D) Las vitaminas.
E) Celulosa y agua.
F) Sales minerales.

¿Cómo hacer un balance equilibrado en la dieta, sin caer en excesos ni en defectos? Los extremos siempre serían nocivos para la salud. En la dieta, 3/5 se compondrá de frutas y vegetales, 1/5 estaría formado por azúcares, féculas y grasas, el 1 /5 restante debe ser proteína (animal o vegetal). "Que tu alimento sea tu medicina y que tu única medicina sea tu alimento". Decía Hipócrates, Padre de la medicina.

ESTUDIEMOS BREVEMENTE LOS NUTRIENTES

LAS PROTEÍNAS O ALBÚMINAS

Con las proteínas se forman los músculos, la sangre, el corazón, los huesos, la piel. Se puede decir que estamos hechos de proteínas, las cuales sirven para constituir, reparar y mantener los tejidos del cuerpo y construir y mantener nuestra sangre con la pureza necesaria.

Las proteínas las contienen: la leche 3,5%, el queso 25%, los huevos 12%, almendras 21%, nueces 19%, leguminosas (lentejas, habas, tirabeques, garbanzos) 25%, levadura seca 48%, alga seca 50%, harina de soja 46%.

En los vegetales, los productos lácteos y los huevos, las proteínas son nuevas y no tóxicas. Sólo la soja contiene el 40% de proteínas y éstas son completas, o sea, que contienen todos los aminoácidos esenciales. Además son de primera calidad y no dejan residuos tóxicos. Soja en grano seco 38%, trigo y avena 13%.

También se encuentran proteínas en la carne y pescados en un 18% y 21%, pero las desechamos, puesto que no son alimento ideal. La nutrición cárnica en exceso, tan en uso hoy en día, es causa de muchas e importantes enfermedades. Si los seres humanos no comieran carne, los médicos tendrían mucho menos que hacer.

No derroches ni malgastes tu capital en salud; ahórrala, puede que algún día te falte y tengas que mendigarla. Siendo la salud todo, todo lo demás es menos.

LAS GRASAS

Las grasas son una fuente de calor y de energía. Cierto tipo de grasas no saturadas son necesarias en pequeñas cantidades. Las que necesitamos para nuestra óptima nutrición vegetariana, las obtenemos de las semillas y frutas oleaginosas (nueces, sésamo, coco, aguacate, piñones, avellanas, aceitunas, olivas). Estas grasas de origen vegetal deben consumirse crudas, evitando los frutos secos tostados o fritos. También nos aportan grasas la leche, el queso, el yogurt, la nata.

No deberíamos freír ni cocer las grasas o aceites, puesto que resultan indigestas, siendo productoras de dolencias degenerativas como por ejemplo arteriosclerosis. Se usarán aceites vegetales no refinados y en crudo (aceites de nuez, girasol, soja, maíz, aceitunas).

El abuso de grasas es perjudicial y produce obesidad, diabetes, arteriosclerosis, afecciones cardíacas, etc. Pero no olvidemos que su falta o defecto resulta nocivo, aunque las grasas no son necesarias siempre y cuando usemos la suficiente cantidad de hidratos de carbono.

Si queremos librarnos de nuestros achaques hemos de empezar por liberarnos de tres o cuatro terribles enfermedades: la rutina, los hábitos erróneos, la ignorancia y la superstición. Porque si no moriremos víctimas de ellas. Igual todos moriremos, el punto es cómo.

AZÚCARES Y FÉCULAS

Son llamados también hidratos de carbono, suministran energía y calor y su papel consiste en alimentar el cuerpo. Los hidratos de carbono son los reguladores de la secreción interna de las glándulas. Los azúcares se encuentran en las frutas ácidas, en la leche, en las frutas dulces, en los cereales, en la patata, etc. Los azúcares refinados sólo aportan calorías vacía. Para endulzar las infusiones es preferible utilizar miel de abeja o de caña o azúcar de caña sin refinar.

Ahora bien, el azúcar blanco, así como la harina blanca, son dos “ladrones de minerales alcalinos”, siendo dos sustancias perturbadores “blancas, puras y mortales”. Ambas sustancias forman el “gran monumento al fraude” ya que no nos aportan ningún nutriente, a no ser las tan odiadas “calorías vacías”, y además, para más colmo, nos roban los minerales y vitaminas del organismo, dañándonos gravemente la flora intestinal.

Las proteínas y las grasas no pueden asimilarse correctamente en presencia de carbohidratos, pues de otro modo las sustancias intermedias sobrecargan el organismo al ser eliminadas. La vejez puede retrasarse y el término de la vida del ser humano alargarse a través de los nuevos conocimientos sobre nutrición. No solamente se ofrece una larga vida, sino un ciclo vital vivido en un plano más alto de positiva salud, eficiencia y felicidad.

LAS VITAMINAS

Son biocatalizadores orgánicos, son indispensables para la vida. Se encuentran en las verduras, hortalizas y frutas frescas.

Las vitaminas son extremadamente frágiles en su manipulación y las obtendremos en su estado natural, ya que al cocinarlas a altas temperaturas y al manipularlas pierden sus cualidades. Su carencia determina graves dolencias: (ejemplo: el beriberi, cólicos renales, raquitismo, anemias, el escorbuto, etc), recibe el nombre de hipovitaminosis y ese muy nociva. Su exceso, también perjudicial, se denomina hipervitaminosis.

LAS PRINCIPALES VITAMINAS

Vitamina A, que ayuda al crecimiento, a la piel y a la vista, se encuentra en: las zanahorias, tomates, coles, etc.

Vitamina B ( o complejo vitamínico B) se compone de las vitaminas B1, B2, B3, B4, B5, B6, B7, B8, B10, B13, B15, B16. La función de este complejo vitamínico es desarrollar la actividad celular, proteger y equilibrar el sistema nervioso, desarrollar el metabolismo de los azúcares. Otras funciones son: favorecen el crecimiento, previenen la anemia, la dermatosis y la parálisis. Se hallan en la levadura, pan integral, arroz, nueces, plátanos, naranjas, col, queso fresco, huevos, algas, etc.

Vitaminas C, D, E, K, M o B14, P, PP, T. U son buenas y necesarias para los dientes, fertilidad, antidepresivas, antihemorrágicas, antianémicas, antiinfecciosas, digestivas, aumentan la resistencia de los capilares, aceleran los procesos metabólicos, son necesarias por la normalidad digestiva, nerviosa y cutánea.

Alimentos que las contienen: leche, col, lechuga, nueces, germen de trigo, jalea real, yema de huevo, coliflor cruda, castañas, levadura láctica, levadura de cerveza, pétalos de rosa, naranjas, pomelos, limones, perejil, etc. Los frutos cítricos (naranjas, mandarinas, limones, pomelos, etc.) aportan cantidades notables de vitamina C.

Debemos aclarar que para que algunas vitaminas puedan asimilarse en el organismo es necesario tomar baños de sol, aquí queda reseñada una función más de este elemento esencial, fuente de toda vida.

CELULOSA

La celulosa es aportada por los envoltorios fibrosos de los vegetales. Supone un residuo no aprovechable, muy conveniente como estimulante mecánico de la evacuación intestinal.

Como dijo Alfredo McCann, célebre nutrólogo y bioquímico: “La digestibilidad completa en el tracto intestinal significa constipación. La falta de celulosa y de la fibra vegetal significa constipación, la escasez de los minerales orgánicos significa constipación”.

La celulosa se halla en las hortalizas, en las frutas con piel y en la cubierta de los granos de los cereales (salvado). Los plátanos aportan azúcar, fibra, hidratos de carbono y vitaminas. Y están disponibles durante el año. No debe faltar en la comida de cada día un buen aporte de la celulosa ya que nos favorece el movimiento peristáltico del intestino facilitando la evacuación. Su falta o carencia nos producirá un grave estreñimiento crónico.

EL AGUA

El agua es el constituyente más importante del organismo humano, ya que entra a formar parte en el 63% del peso del organismo humano. El agua regula la temperatura orgánica, disuelve los elementos coloidales de la célula, diluye elementos resultantes de la digestión.

La vida no sería posible sin agua. La única bebida necesaria para el ser humano es el agua y la mejor forma de ingerirla es en las verduras, frutas jugosas y hortalizas; de este modo tomamos agua fisiológica y en justa medida. Debemos beber únicamente cuando sintamos sed y nuestra bebida será solamente el agua pura y cristalina, sin cloro. Es conveniente beberla fuera de las comidas.

LAS SALES MINERALES

Las sales minerales son esenciales e indispensables. La óptima alimentación vegetariana nos aporta la total cantidad necesaria de minerales que necesita nuestro organismo. Estos minerales, para que sean asimilables y cumplan con su función, se deben hallar en combinación orgánica y vitalizada. Con esto queremos decir que las sales suministradas en combinación no vital y procedentes de laboratorios son inadecuadas.

Las sales las encontramos en las frutas en general, las verduras cocinadas al vapor y tomadas semicrudas, las hortalizas; las algas poseen gran cantidad de minerales. Son además, elementos de equilibrio biológico y de regulación para el funcionamiento y constitución celular y del esqueleto. Para prevenir las enfermedades es necesaria una buena mineralización.

Los minerales son: calcio, sodio, hierro, magnesio, potasio, fósforo (los más importantes), además de: zinc, cobre, flúor, yodo, níquel, sílice, litio, estaño, etc.

Es mejor cuidar la salud que tener que cuidar la enfermedad. La salud es sacrificio, privación y no se vende en las farmacias. La salud hay que cultivarla, merecerla y ganarla todos los días. Somos lo que comemos y comemos según somos: por ello, si queremos el tesoro de una “mens sana in corpore sano” deberemos empezar por suprimir nuestros vicios, ya que como dijo Cervantes: “Honra puédela tener el pobre, pero no el vicioso”.

El hecho de que el ser humano coma de todo actualmente, no quiere decir que, en su origen o naturaleza real, pueda hacerlo. El resultado de esto, lo podemos ver en nuestros hospitales y consultas médicas, que están siempre abarrotados de enfermos, con lo que casi podríamos asegurar que, casi toda la humanidad, está enferma y ello es, en un gran tanto por ciento, el resultado de una pésima y antinatural alimentación.

AYUNOTERAPIA: EL AYUNO

El ayuno es un medio natural de purificación y desintoxicación de todo el organismo. Es darle la oportunidad a los órganos internos de descansar y regenerarse a través de privarles de sus funciones fisiológicas básicas. Es la abstinencia de ingerir alimentos durante cierto tiempo, bebiendo solamente líquido.

El ayuno es la mejor terapia natural para combatir y eliminar cualquier enfermedad, además de ser microbicida, febrífugo, depurativo, fortalecedor y medio de conseguir equilibrio físico-mental.

Han sido muchos los personajes de la historia que han practicado esta terapia, no sólo como medio de desintoxicar el cuerpo, sino para sublimar la propia mente y alma. Así, vemos como todas las grandes religiones lo preconizan y como los grandes santos y personajes de la historia lo practicaron: Moisés, Jesús, Buda, Gandhi... este era su consejo: Ayuna un día a la semana. El ayuno elimina venenos, favorece el mecanismo interno y descansa los órganos.

AYUNO Y EL REINO ANIMAL

El ayuno durante semanas y meses forma parte del ritmo natural de muchos animales que viven en su propio hábitat en libertad. Es de todos conocido que cuando los animales están enfermos, lo primero que hacen bajo su propio instinto natural es ayunar. Este proceso de autocura no lo rompen hasta que su sistema digestivo se encuentre en condiciones para admitir nuevamente alimento.

CÓMO ACTÚA

Al ser privado del alimento cotidiano, el organismo digiere y metaboliza las grasas acumuladas, con lo cual va eliminando las sobrantes. Es un proceso de “autofagia”, comerse a sí mismo, por lo que se van destruyendo y metabolizando los virus, bacterias y tejidos enfermos, previniendo y curando así múltiples enfermedades, cuando ya los otros medios no han podido hacerlo.

Al no existir funciones digestivas, la fuerza vital, la energía del individuo, es utilizada por el propio organismo para autocurarse, eliminando del cuerpo todos los tóxicos acumulados y regenerándose. La naturaleza es la que cura sin dañar.

QUIÉNES PUEDEN AYUNAR

Desde un niño a un anciano, incluidos los que padecen de agotamiento físico y nemia (pues ésta no viene por no comer sino por no asimilar), pueden ayunar.

En este artículo, simplemente damos ciertas normas y conocimientos básicos sobre el ayuno, incluyendo la forma más simple de realizar esta beneficiosa terapia natural, dejando la explicación de ayunos largos, ya que éstos deben realizarse siempre con el asesoramiento directo y personal de un buen higienista, naturista o profesional en este campo. No aconsejamos realizar ayunos mayores de 2 días, sin la guía adecuada.

PELIGROS DEL AYUNO

El ayuno no mata a nadie, pero hay que saber controlarlo, hay que saber ayunar, comenzando por la preparación psicológica, hacerlo por propia convicción sin ser obligado a ello.

Un día entero de ayuno a la semana (incluso hasta 2), todo el mundo puede hacerlo sin peligro alguno, pero lo difícil o peligroso no es el hacerlo, sino el deshacerlo, el romperlo. Es decir, no es en entrar en el ayuno donde está el supuesto peligro sino al salir de él y, por supuesto, aquí nos referimos a ayunos largos, que deben romperse del modo adecuado, siempre con líquidos…

Por otra parte, los ayunos de 2 o más días de duración, DEBEN HACERSE EN PERIODOS DE INACTIVIDAD, EVITANDO LA PRÁCTICA DE EJERCICIO FUERTE Y LA CONDUCCIÓN DE VEHÍCULOS por lo menos hasta conocer la reacción del cuerpo.

MALA ALIMENTACIÓN

La mala alimentación o la sobrealimentación que generalmente el occidental practica, aumenta y genera múltiples enfermedades como: diabetes, arteriosclerosis, reumatismo, artritis, ácido úrico, colesterol, estreñimiento…

Por medio del ayuno pueden prevenirse o eliminarse tales males. Es por esto que todos deberíamos ayunar al menos una vez a la semana, con lo cual nuestra salud y vitalidad aumentaría en grado sumo.

Damos por tanto a continuación, algunos ejemplos de ayunos y semiayunos para que el yogui pueda ir experimentando por él mismo sus maravillosas y múltiples efectos.

PRACTICANDO EL AYUNO

Hay que empezar con ayunos cortos para en lo sucesivo proseguir con el verdadero y más eficaz ayuno que es el de largo duración, de 7 a 40 días.

SEMIAYUNOS: Posibilidades para introducirse al ayuno completo:

NO COMER ENTRE HORAS

Respetar 2 o 3 comidas al día, sin comer más que en esas horas, evitando hasta el alimento más mínimo, lo cual incluye galleta, caramelo, café, chicle, etc… En cualquiera de las 3 comidas, comer sólo lo necesario, despacio y muy bien masticado.

DOS COMIDAS DIARIAS

Es muy beneficioso adoptarlo como norma diaria, por sus muchas ventajas. Se trata de hacer 2 comidas diarias, eliminando la cena.

UNA COMIDA DIARIA

Una vez a la semana, como mínimo, comer una sola vez.

SEMIAYUNO DE ZUMOS

Una vez a la semana, ayunar a zumos de frutas, mejor de una sola clase, preferiblemente manzanas, uvas, fresas, naranjas… siempre que sea su estación. Los zumos serán recién exprimidos y sin endulzar.

Otra posibilidad, siguiendo el mismo proceso anterior, sería cambiando los zumos por tisanas de menta, hierbabuena, tomillo… sin endulzar y templadas. Un buen sistema sería dejar la hierba a tomar a remojo en agua fría el día anterior (maceración), calentándola un poco al ir a tomarla. El mismo proceso se puede realizar tomando caldos depurativos, por ejemplo: col, ortigas, apio, cebolla y, al ir a tomarlo, añadirle el zumo de un limón recién exprimido.

SEMIAYUNO A FRUTAS

Un día a la semana tomar sólo fruta, mejor de una sola clase.

SEMIAYUNO CRUDIVORO

Un día a la semana comer sólo alimentos crudos: frutas, ensaladas…

POSIBILIDADES DE HACER AYUN

Las distintas posibilidades anteriores ofrecen buenos resultados en poco tiempo, por lo que se puede comenzar practicando algunas de ellas, para ir pasando al ayuno verdadero y sus mayores beneficios.

A continuación orientamos sobre un ayuno corto de 1, 2 o 3 días. De ahí en adelante, ya hemos dicho que debe hacerse bajo asesoramiento personal por un profesional para un mayor beneficio y aprovechamiento del mismo. Bien llevado, el ayuno constituye un medio de estimulación de la energía vital, y por consiguiente, un factor de rejuvenecimiento.

AYUNO SEMANAL

Sin comer absolutamente nada de 1 a 3 días, beber tan sólo agua pura en su estado natural. Puede si se desea añadírsele un poco de zumo de limón. Realizarlo una vez al mes es un gran seguro contra la enfermedad y garantía de longevidad, sin correr ningún riesgo la salud del practicante.

ANTES DEL AYUNO

Se recomienda limpiar el sistema digestivo por medio de laxantes naturales. Unos días antes (2 o 3), prepara el cuerpo al ayuno, realizando una dieta estrictamente vegetariana, preferentemente de frutas o crudivorismo, esto otorgará una mayor eficacia al ayuno. Se debe tener la convicción de que se puede hacer y adoptar una actitud psicológica y mental muy positiva, alegre y entusiasta cara al ayuno.

DURANTE EL AYUNO

Tomar diariamente de 2 a 2,5 litros de agua, que puede, como decíamos, ser mezclada con zumo de limón, aunque sería más idóneo no hacerlo. También se podría realizar el ayuno a infusiones, de tipo depurativas, tomándolas a la temperatura ambiente y a pequeños sorbos.

Durante todo el proceso mantener una actitud entusiasta y alegre, ello mejora en mucho sus beneficios. Procurar no disgustarse, permanecer tranquilo y optimista.

ROMPIENDO EL AYUNO

Para un ayuno de 2 a 3 días, se pueden seguir las siguientes normas:

Primer día: Comer sólo fruta varias veces al día.
Segundo día: Hacer dieta estrictamente vegetariana, si es posible crudívora.
Tercer día: Alimentación normal.

Si el ayuno es de un día solamente, romperlo manteniendo durante el día siguiente una alimentación crudívora si es posible, o lo más líquida que se pueda, zumos, caldos o simplemente frutas, para el segundo día comer normalmente.

"Por la boca muere el pez y por la boca (alimentación inadecuada) mueren más personas que por cualquier otra causa".

RESUMEN SOBRE EL AYUNO

El ayuno limpia el cuerpo de toxinas y residuos causantes de múltiples enfermedades y lo mantiene sano, eliminando todo lo indeseable acumulado en el cuerpo durante años por causa de una alimentación inadecuada.

También limpia el cuerpo sutil y astral, equilibrando la energía vital y aumentando el magnetismo de la persona, que la alimentación carnívora, el consumo de café, tabaco y alcohol perjudican grandemente; pero este proceso de purificación puede llevar años, según el grado de envenenamiento del cuerpo.

La mejor medicina y medio natural contra las enfermedades es el ayuno. Lo que hace el animal cuando se siente enfermo es abstenerse de comer, ayunar, y la fuerza vital de la naturaleza le devuelve la salud, ya que, al ayunar, se le permite a la Naturaleza (interior) obrar a favor del cuerpo y ésta se encarga de restablecer la armonía y el equilibrio orgánico.

COMO ENTRAR O SALIR DEL AYUNO

Entrar en el ayuno o salir de él de forma brusca, es tan peligroso como una mala alimentación. Los ayunos de 2 o más días de duración deben hacerse en periodos de inactividad física o de actividad muy moderada. Lo ideal es realizarlos dentro de un Retiro. Para ayunar de 3 o más días es imprescindible ponerse bajo la supervisión de un buen naturista, o consultar con un profesor de Yoga experimentado.

LA DIETA VEGETARIANA Y LA SALUD

Los alimentos adecuados, las combinaciones acertadas de los mismos, y las cantidades apropiadas, así como el método correcto de ingerirlos, se relacionan entre sí para producir resultados maravillosos. Las personas con la esperanza de vida más alta del mundo son los Vilca Bombais que residen en los Andes del Ecuador, los Abkhazes, que viven en el Mar Negro en la antigua Rusia, y los Hunzas que habitan el alto valle del Himalaya, en el nordeste de Paquistán. Los investigadores han descubierto una similitud en las dietas de estos grupos aunque estén en diferentes partes del planeta: Todos ellos son total o prácticamente vegetarianos.

La mayoría de las personas siguen ancladas en los cuatro grupos alimenticios antiguos, que aconsejaban que comiéramos principalmente carnes, pescados, huevos y productos lácteos. La única información que tienen de cómo alimentarse es la "convencional" o no desean informarse. Hoy los tiempos han cambiado. La comunidad científica no está de acuerdo con los hábitos dietéticos "convencionales" y está dispuesta a cambiarlos.

Los hechos han demostrado que la mayoría de las personas que come según los cuatro grupos antiguos mueren antes y tienen un riesgo mayor de desarrollar enfermedades graves que las que comen de otra manera. Hay una fuerte correlación entre el consumo elevado de carne y la corta esperanza de vida. Los Esquimales, los Lapones, los Groenlandeses, y las tribus Rusas Kurgi son las poblaciones que más consumen carne en el mundo y a la vez son las poblaciones con la menor esperanza de vida, a menudo sólo 30 años.

Los cartujos se abstienen de carne en absoluto. Y durante algunas fiestas de la Iglesia están prohibidos también los huevos, la leche, el queso y la manteca. No hacemos más que una comida diaria durante 8 meses (me comunica un hermano). Los otros 4, sólo una cena frugal; huevos y unas hojitas de lechuga...

Cuando hace ya más de 30 años visite el Tibet , observe que sus pobladores estaban privados de casi todo cuanto los pueblos civilizados consideran indispensable para vivir. Aparte de yaks y aves, a las cuales tampoco comían, no había animal ninguno allí. Aquellas gentes nunca cocían nada en el fuego, y al principio, no tenían la menor idea de sus características o su empleo. Su alimentación era completamente vegetariana, constituida por frutos y raíces en su estado natural, asi como te y psampa (cebada tostada con mantequilla). La enfermedad era casi desconocida entre ellos y llegaban con frecuencia a edad muy avanzada. No era raro encontrar seres humanos entre ellos que cumplían el siglo de vida sin haber estado nunca enfermos.

Todos los nativos, así como los lamas eran más o menos vegetarianos, y algunos totalmente. Donde comían carne o pescado, la alimentación carnívora les enfermaba y muchos no soportaban la mixta europea. Cuando fueron invadidos por los chinos, se extrañaban del pan y la carne que se les distribuía como a los soldados y se quejaban de que esos alimentos les enfermaban y hacían morir. Ellos no dan nunca nada de comer a los enfermos mientras ellos no lo pidan, aunque pasen un mes sin alimento. Tienen larga vida y se ven entre ellos muchos viejos de 100 a 120 años. Conocí a uno que con 104 años continuaba bañándose diariamente en las frías aguas de un río.

No se dan entre ellos casos de edades abreviadas tan comunes entre nosotros; si no caen de muerte violenta, mueren casi todos viejísimos y su vejez es muy vigorosa, caminan como jóvenes con la cabeza atrevidamente levantada, su espiritu no está corrompido por el mucho comer y beber como el nuestro...

REGIONES DE LONGEVIDAD: Existen por lo menos cinco regiones donde viven los viejos más viejos del mundo, estas son: el Cáucaso, Tashkent, territorio de los hunzas, Bama y Vilcabamba. De ellas, el Cáucaso y Vilcabamba parecen ser donde los centenarios llegan a más edad.

EL CÁUCASO: Es la región montañosa que se encuentra entre los mares Negro y Caspio. Respecto a su alimentación, sigue una dieta compuesta por leche, cereales, verduras, y frutas. El 70 % de las calorías son de origen vegetal y el resto procede de los productos lácteos. En 1980 habia en esta region 123 personas con más de cien años. Las frutas frescas y los vegetales como las judías, cebollas y muchos vegetales raíces formaban una parte importante de su dieta. Comen ajo en abundancia y no prueban nunca el azúcar.

Uno de cada cuatro centenarios del planeta, procede del Cáucaso, donde han llevado una vida sólida, regular y sin tensiones, alimentándose de comidas sanas, con nada o muy poca carne pero muchas verduras, ajo y productos lácteos.

TASHKENT: Es una región situada al norte de Afganistán y la de mayor producción de frutas (especialmente uvas) y de hortalizas (tomates y pepinos) de toda esa zona del Asia Central. “Preguntaron a un anciano el cual dijo tener 116 años: ¿hay alguna fórmula, alguna receta para llegar a los 116 años? ¿Para llegar a esa edad sobre todo con la vitalidad y la agilidad suyas ? El anciano no contesta enseguida. Se entretiene jugando con tres de sus tataranietos. No sé... no sé... Eso ya me lo preguntaron muchas veces. A lo mejor se debe a que no comemos carne. Sólo verduras, que son baratas porque las sacamos de nuestros propios huertos. ¿Usted cree que no es nada más que eso?

Y... a lo mejor la vida tranquila también. No hay que impacientarse, hijo, no hay que impacientarse... Total, todo llega a su tiempo..., todo tiene su tiempo..., es malo apurar las cosas...”

TERRITORIO DE LOS HUNZAS: Pertenece a Paquistán, se encuentra en Cachemira, al Oeste del Tibet, próximo a las fronteras de China y de Afganistán. Aquí la ausencia de pastos hace casi imposible la ganadería y las pocas reses disponibles son habitualmente sacrificadas durante la temporada de invierno. La grasa de origen animal es escasa; pero en compensación los hunzas emplean en su cocina aceite de semilla de albaricoque.

La alimentación de los hunzas está constituida principalmente de centeno, trigo, legumbres, verduras, calabaza y albaricoques, y semanalmente celebran una fiesta en la que comen carne. Ultimamente ha llegado la “civilización” a este territorio con sus alimentos refinados, dulces, latas, etc. lo cual está originando el decaimiento de la salud de los hunzas y la aparición de enfermedades digestivas, caries dental, etc., enfermedades todas éstas desconocidas hasta hace poco. El secreto de la longevidad consiste en vivir de forma natural y en un ambiente puro.

Los habitantes de Bama, al sur de China, gozan de una salud que les permite vivir hasta edades muy avanzadas. Esta extraordinaria longevidad se debe a la dieta alimenticia, compuesta de verduras frescas, arroz, tallos de bambú, maíz y escasa cantidad de carne o pescado, así como al aire puro del ambiente y a la disposición optimista de esas gentes.

VILCABAMBA: Se encuentra en los Andes, a unos 1.600 metros de altura sobre el nivel del mar y al sur de Ecuador. Aquí ha sido confirmada la edad de los centenarios en los libros parroquiales. En 1976, el centenario de mayor edad era Agustín Reinoso que tenía 138 años. La alimentación de estas gentes está constituida principalmente por yuca, raíz de mandioca, legumbres, patatas, requesón y gran variedad de frutas. Ocasionalmente consumen huevos crudos. los vilcabambeños consumen un 90 % de vegetales crudos.

A su salud le sucede lo que a la nuestra cuando éllos van a vivir a otros pueblos y sustituyen su alimentación pura y sencilla por carnes, comida enlatada, harina blanca y productos refinados.

CENTENARIOS EN DIVERSAS PARTES DEL MUNDO

Leonardo Torriani, que vivió en tiempos de Felipe II, dice que en Lanzarote Jaun Camacho vivió 137 años y Chiurrón 140 años, y añade: “Verdad es que éstos viven mucho porque comen poco y solamente harina de cebada tostada, mojada con agua, que ellos dicen gofio, y beben leche de camella, que es muy saludable para muchas enfermedades, y se mantienen delgados, ligeros y gallardos.”

En 1484 nació en Inglaterra Thomas Parr que fue un vegetariano que murió en 1635, por lo tanto vivió 152 años. Se hizo célebre por su longevidad y fue llamado “el viejo Parr”. El pintor Van Dyck lo retrató y el poeta John Tayklor le dedicó unos versos. Está enterrado en la Abadía de Wesminster, cerca de la tumba del músico Handel. Siempre se mantuvo con el régimen vegetariano, reducido a su más simple expresión: leche, huevos y frutas frescas y secas.

Wu Yunqing, que vive en China y que aparecía fotografiado a los 142 años y montado en bicicleta. Cuando le preguntaron sobre su alimentación, contestó: “Como maíz, arroz, batatas, frutas y verduras.” Dice que cuando se encuentra cansado se sienta un rato mirando al techo, para vaciar su mente. Al poco rato duerme profundamente. Lo mejor es dormir plácidamente aunque sea poco tiempo. Observa que la clave de la salud es poseer un equilibrio entre la mente y el cuerpo. Como anécdota curiosa diremos que ha construido ya tres ataúdes para él que se pudrieron.

El anciano es un estricto vegetariano y cree que éste es el secreto de su longevidad: “A mi no me interesa vivir muchos años; nunca me intereso. Lo que me ha interesado es el camino y que éste haya sido agradable, sin enfermedades, sin pesadillas, sin angustias. Los alimentos naturales crudos limpian la savia de nuestra sangre y entonces recibimos el rocío bienhechor de la salud. Yo jamás cocino con fuego. La fruta es el elemento más elevado que Dios ha concedido a los seres humanos. Es la liberación del ser humano de la cocina. Toda otra comida hace que el ser humano caiga enfermo, no inmediatamente, pero sí al cabo de los años. Los seres humanos sólo piensan en estar fuertes, pero existe una alimentación superior que la llamo Natura. Ella hace que me alimente mucho más de los rayos del Sol que de la comida que como. Por eso, desde los 17 años he comido fruta sin fuego, y nunca he estado enfermo.”

Cuando un medico occidental le pregunto porque no comía carne, respondió: “porque los que comen carne duran poco...”

FUENTE: http://www.yogallimite.com
Jesús Bonilla ©

COMPARTE ESTE CONOCIMIENTO
DAR ES RECIBIR DOS VECES
MEJORA TU VIDA Y LA DE LOS QUE AMAS

TEMPLO.cl NO HACE PUBLICIDAD NI PROMOCIÓN.
SÓLO SE COMPARTE DE CORAZÓN A CORAZÓN.
LOS CORREOS QUE INGRESES NO SERÁN UTILIZADOS PARA NINGUNA BASE DE DATOS,
NI PARA ENVIAR NINGÚN MENSAJE TIPO NEWS LETTERS U OTRO.

TU NOMBRE:
E-mail de tus Amados Amigos:
Puedes escribir a varios separando con coma (ej: amigo1@sitio1.com,amigo2@sitio2.com)
TEMPLO COMO PÁGINA DE INICIO
haz YOGA tu página de Inicio en Internet
TEMPLO TAO TE KING NÁHUALT OSHO JESÚS YÔGA INVITA A TEMPLO
TEMPLO TAO NÁHUATL OSHO JESÚS YÔGA INVITA
Un regalo de CrecimientoPersonal.cl
© TEMPLO.CL 2005-2008 · Tu Cuerpo es el TEMPLO
· TODOS LOS DERECHOS COMPARTIDOS

1024 X 768